+1 52 332 254 7976

La brecha de género está afectando a tu empresa

La brecha de género en México es muy amplia: nuestro país ocupa el lugar 80 de 142 países con respecto el equilibrio de género en el entorno laboral, según datos del Foro Económico Mundial.

Trabajar para resolver este problema no solo es una cuestión de valores morales, sino hasta de crecimiento económico: no considerar a las mujeres como potencial en el mercado laboral limita el crecimiento de las economías. Las mujeres son un gran porcentaje de la población activa. De acuerdo con un estudio de McKinsey, cerrar las brechas de igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres puede aumentar  de 70% el PIB de México.

Ahora, podría argumentarse que ya tienen puestos administrativos, pero no solo hablamos de cualquier rol. Se trata de considerarlas como elementos clave dentro de una organización. Se trata de permitirles crecer, generando una equidad de oportunidades.

La representación de mujeres dentro de las empresas en puestos junior va creciendo, sí; pero hablar de representación va más allá de cuántas mujeres laboran dentro de una empresa. El objetivo debe de ser generar oportunidades para crecimiento y la representación en puestos de dirección.

Si eres mujer, el camino entre un puesto junior y llegar a un puesto corporativo es largo y desalentador. Este es el panorama que resaltó un estudio realizado por McKinsey en México.

McKinsey & Company

Es alarmante recalcar que el problema es mucho más marcado en empresas nacionales, ya que el promedio de mujeres es mucho menor que el de empresas internacionales que tienen operaciones en México.

Es responsabilidad de las organizaciones generar las estrategias y condiciones necesarias dentro de las empresas para que las mujeres puedan contar con el apoyo y las políticas necesarias para desarrollar su potencial dentro de las organizaciones.

En nuestra experiencia, hemos visto que las empresas tienen la intención de involucrar más a las mujeres; pero se quedan en intención si solo se limita a contratar y no en puestos clave, o en su desarrollo profesional dentro de la empresa.

La buena noticia es que se pueden desarrollar estrategias adaptadas a cada realidad de negocio no solo con el objetivo de atraer y retener el talento (ya que es aquí, en las buenas intenciones, donde muchas veces se quedan esos proyectos); también se pueden crear estrategias que promuevan la representación de las mujeres dentro de las organizaciones y que vayan acompañadas de planes de desarrollo para generar oportunidades dónde las mujeres ocupen más puestos directivos.

El promover el desarrollo profesional de las mujeres dentro de las empresas para tomar los puestos directivos más altos trae consigo otros efectos de gran importancia: una percepción de justicia organizacional más alta y por ende la percepción de un mejor lugar para trabajar. Además, tiene impacto positivo en la productividad de las empresas, generando mejores resultados en temas como salud organizacional, mejor comunicación interna, desarrollo de talento y hasta en disminución de rotación de personal.

La batalla no está ganada cuando solo buscamos cerrar la brecha de igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. Las estrategias y planes de inclusión deben de estar acompañadas de análisis salariales. En México sigue habiendo brechas salariales para puestos del mismo rango. Si bien el número de mujeres en puestos directivos ha ido en aumento aún existen diferencias de salarios que pueden llegar hasta el 15%.

 

En CULTIVA Cultura y Comunicación Organizacional, buscamos aumentar la rentabilidad y productividad de las empresas a través de la satisfacción y el compromiso de sus colaboradores. 

Podemos ayudarte a trabajar en la inclusión de personal en puestos directivos que cierre la brecha de género. Trabajemos en  tus objetivos, de la mano de nuestra experiencia organizacional.

Búscanos, podemos ayudarte.